2geek

Científicos descubren un enorme planeta errante

Tiempo de lectura: 3 minutos

Si hay una sensación para describir lo que nos produce en el Daily Planet la exploración espacial es asombro. Quizá asombro es también otra forma de decir que tomamos conciencia de lo pequeñitos y breves que somos dentro de nuestro sistema solar… o más allá de él.

Precisamente esa es la sensación que nos ha producido la noticia de que científicos han detectado, desde el observatorio Very Large Array (VLA), en Estados Unidos, un enorme planeta errante (rogue planet) fuera de nuestro sistema solar por medio de detección por radiotelescopio. The rogue, como ha sido llamado por los investigadores, se encuentra a 20 años luz de la tierra, fuera de nuestro sistema solar, tiene 12.7 veces la masa y un campo magnético 200 veces mayor que Jupiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar, produce una aurora brillante inexplicable y tiene cerca de 200 millones de años, lo que lo hace un bebé, en la escala astronómica. ¿Ya entienden por qué nos sentimos pequeños y fugaces?

Un planeta interestelar, vagabundo, errante o huérfano, como gusten llamarle, es un objeto con la masa equivalente de un planeta pero que no está gravitacionalmente sujeto a ninguna estrella. Sumado a esto, tenemos que contarles, que el objeto al que nos referimos y que ha recibido el nombre de IMP J01365663+0933473 tiene una masa que lo ubica al límite entre un planeta y una enana marrón (Brown dwarf). Las enanas marrones son objetos que a menudo son considerados muy masivos para ser un planeta, pero no lo suficientemente masivos para soportar el proceso de fusión nuclear del hidrógeno en sus núcleos que da origen a las estrellas.

Otro dato curioso es que se creía que las enanas marrones no emitían ondas de radio, pero un descubrimiento del VLA en el 2001 comprobó que tenían una fuerte actividad magnética.  De hecho, este es el primer descubrimiento y medición de un campo magnético fuera de nuestro sistema solar que utiliza la detección radiotelescópica, lo cual abre un camino sorprendente en lo que respecta a la detección de exoplanetas, incluyendo aquellos que no orbitan una estrella madre.

Sumado a todo a lo anterior, se encuentra el hecho intrigante de la aurora brillante que muestra este objeto, al igual que otras enanas marrones. En la Tierra, por ejemplo, las auroras son generadas por los vientos solares, que interactúan con las partículas cargadas de la ionosfera, que viajan, a través de las líneas de campo magnético, hacia los polos, donde se manifiestan como luces en el cielo y producen emisiones de ondas de radio. No obstante, las enanas marrones, hasta donde se sabe, no se encuentran cerca de los vientos estelares, por lo que sus auroras son  intrigantes para los investigadores y constituyen un reto, ya que el estudio de los mecanismos de dinamo magnético pueden arrojar luz sobre el funcionamiento de estos mecanismos en otros exoplanetas,

Desde el Daily Planet no nos queda más que desearles éxitos a los científicos en su investigación, pues, aunque nos recuerdan lo pequeño que somos, también nos hacen apreciar la belleza de, en nuestra brevedad, tratar de entender nuestro universo.

comentarios

Categorias
2geekTech y Ciencia