Supervillano de la semana

Niño genio es nuestro superhéroe de la semana

Tiempo de lectura: 2 minutos

Esta historia parece salida de la imaginación de los guionistas de series como El Laboratorio de Dexter o Doogie Howser, pero es completamente real. Nuestro superhéroe de la semana,  Carlos Antonio Santamaría es  un niño de solo 12 años que  cursará la licenciatura en Física Biomédica, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esta es la primera vez en la historia que la Facultad de Ciencias de la UNAM admite a alguien tan joven, pero llegó ahí tras lograr 105 aciertos en el concurso de selección de ingreso al ciclo escolar 2019, como cualquier aspirante, “sin concesiones ni venias”, afirmó la institución.

Antes de eso, con solo 9 años Santamaría ingresó a sacar diplomado en la Facultad de Química de la UNAM sobre “espectroscopía infrarroja, de resonancia magnética nuclear y espectroscopía de masas”. Sacó altas calificaciones en los tres módulos.

La UNAM indicó que el niño también cursó algunas materias en el Centro de Ciencias Genómicas (CCG) y en el Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM).

“Es el sueño de tres o cuatro años cumplido, el ‘medio fin’ que queríamos alcanzar, así como terminar la secundaria, la prepa, pero se siente muy bien haber alcanzado esto. Realmente quiero empezar, no quiero tener expectativas porque casi siempre es diferente, me ha pasado. Elegimos la UNAM porque aquí comenzó todo”, contó el niño, de acuerdo con la UNAM.

Carlos recibió su credencial membretada con su número de cuenta, asignado al igual que los demás.

“Está listo para, en la mañana del 6 de agosto, iniciar su semestre, y seguramente será el único alumno que vaya de la mano de sus padres hasta la puerta del aula”, comunicó la universidad.

El sueño de Carlos

Entre sus metas está construir una mitocondria (parte de la célula), para luego construir una célula completa; esto, con el fin de ayudar a curar enfermedades de difícil tratamiento.

“Construir una mitocondria desde cero, identificar todos sus procesos, relacionarlos y poco a poco reconstruir esos procesos en la vida real, y hacer una pequeña población de mitocondrias, generar un medio en el que se puedan desarrollar. Podemos seguir con los demás organelos hasta conseguir una célula completa y de ahí curar casi cualquier enfermedad”, explicó.

Carlos y sus padres Arcelia Díaz y Fabián Santamaría viven en Cuernavaca, cerca del Centro de Ciencias Genómicas, del campus de Morelos de la UNAM.

 

comentarios

Categorias
Supervillano de la semana