Editorial

El primer tico en competir en el Ultraman es nuestro superhéroe de la semana

Tiempo de lectura: 5 minutos

Tal vez a muchos de ustedes no sepan quién es Paulo Feoli si alguien se los menciona, pero les aseguramos que después de enterarse de la poderosa historia de este deportista, no podrán olvidar su nombre.

Feoli es nada más y nada menos que el primer costarricense que competirá en el triatlón más extremo del mundo: el Ultraman, una competencia de tres días en donde deportistas luchan por conquistar 520 kilómetros entre las disciplinas del ciclismo, natación y atletismo.

El Ultraman, que se llevará a cabo el 4 de agosto en Vancouver, Canadá, es tan exigente que los organizadores sólo aceptan 35 participantes de todo el mundo en cada una de sus ediciones.

Contrario al pensamiento popular de que para haberse inscrito en una competencia de tales magnitudes,  Feoli es algo parecido a un superhumano con habilidades especiales, la realidad es que este hombre de 45 años tuvo que sobreponerse a grandes adversidades físicas para llegar tan alto.

Él nació con una discapacidad en sus piernas que le impedían su movilidad plena (piernas arqueadas), por lo que tuvo que utilizar instrumentos ortopédicos durante toda su niñez. Además, desarrolló un problema cardiaco que le ocasiona arritmias y taquicardias.

A pesar de eso, a los 15 años, cuando se pudo corregir el problema en sus piernas, Feoli tomó la pasión por el deporte para nunca dejarla ir.

“Yo no soy un atleta que nací pródigo y en condiciones perfectas. He tenido que sobreponerme a varios obstáculos pero  al final todo ha estado en la mente y en la actitud con la que he tomado los retos”, afirmó.

Camino al Ultraman

Hace cuatro años, Feoli sufrió una lesión en su pierna mientras corría, por lo que tuvo que buscar una alternativa para ejercitarse. Fue así como halló su nueva pasión en el ciclismo y la natación.

“En ese momento yo pensaba que sería bonito hacer un triatlón, ese era mi sueño”, comentó el atleta.

Tan solo un año después, ya estaba compitiendo en su primer Iroman, una competencia en donde los  participantes tienen que cubrir 3 distancias ( 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie) en menos de 17 horas. A partir de ese momento, continuó conquistando triatlones y entrenando cada vez más duro.

Tras terminar su segundo Ironman, un amigo le sugirió proponerse un desafío todavía más grande, algo que nadie más hubiera hecho en el país y fue ahí cuando surgió la idea de participar en el Ultraman.

“Para los ticos, el Ultraman es como un mito, nadie piensa que pueda inscribirse”, recordó.

Justo en ese momento inició su camino hacia la competencia. Paulatinamente, fue entrenando hasta llegar a un régimen de 22 horas a la semana, es decir, 3 diarias.

Para cumplir con este estricto horario, Feoli madruga todos los días para andar en bicicleta. Al medio día, toma una hora de su tiempo y aprovecha para correr. Finalmente termina su ajetreado día practicando natación.

Cabe aclarar que lleva a cabo este estricto entrenamiento mientras trabaja a tiempo completo y lleva a cabo una vida familiar.

“Es mucho sacrificio porque mientras la gente está en la casa viendo tele, de fiesta o con sus  amigos viendo un partido del mundial, yo estoy en la piscina, corriendo o andando en bici y así es como he podido sacar adelante el entrenamiento”, agregó.

¿Qué sigue?

Después del Ultraman, es difícil pensar en un desafío deportivo mayor, por lo que después de completarlo, Paulo planea darle un respiro a su cuerpo y dedicar su tiempo a otra actividad.

El deportista afirma que le gustaría contribuir en alguna obra benéfica.

“Tengo en mira un par de proyectos a ver si ayudo a niños en situación de calle o a niños huérfanos”, relató.

Ante esta historia de superación, queda claro por qué Paulo Feoli es nuestro superhéroe de la semana.

Shoutout

Queremos aprovechar este espacio para darle un agradecimiento a aquellas empresas que creen y respaldan a los deportistas nacionales.

Paulo es apoyado por Electrolit, porque para cualquier héroe es importante mantenerse hidratado.

Frijoles Don Pedro también apoya la causa. Para competir en el Ultraman se necesita mucha proteína.

Finalmente, Safetti es el encargado de darle su uniforme de héroe a Paulo.

 

comentarios

Categorias
EditorialSúperHéroe de la Semana