Home

Trump se echa flores tras ataque a Siria

Tiempo de lectura: 3 minutos

Este sábado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump dijo que el ataque contra tres objetivos del régimen Bashar Al Assad, “Fue un golpe perfectamente ejecutado”.

“Un ataque perfectamente ejecutado anoche. Gracias a Francia y al Reino Unido por su sabiduría y el poder de sus excelentes militares. No podría haber tenido un mejor resultado. ¡Misión cumplida!

 

Como siempre, esto a lo hizo a través de su cuenta de Twitter, que ha suplantado la oficina de comunicación de la Casa Blanca.

“Estamos tan orgullosos de nuestro gran Ejército que pronto, después de gastar miles de millones de dólares totalmente aprobados, será lo mejor que nuestro país haya tenido. ¡No habrá nada, ni nadie, ni siquiera cerca!”.


Tras seis días de redoble de tambor, Trump ordenó el ataque. Entre los blancos elegidos figuró un centro de investigación cerca de Damasco, así como un almacén y un puesto militar, en Homs.

“Nuestro objetivo es lograr una disuasión fuerte. Estamos preparados para mantener la respuesta hasta que el régimen de Al Asad dejé de usar estos agentes prohibidos”, remachó el presidente.

El ataque a Siria forma parte de una historia interminable. Trump, un aislacionista nato, siempre ha deseado salir del país y anoche, en plena sacudida militar, no lo ocultó:

“No nos hacemos ilusiones, no podemos purgar el mundo del mal ni actuar en todos los sitios donde hay tiranía. No hay sangre americana suficiente para lograr la paz en Oriente Próximo. Podremos ser socios y amigos, pero el destino de la región está en manos de su propia gente”.

Hace unos días, Trump clamó públicamente por abandonar del conflicto y repatriar a los 2.000 soldados destinados en Siria. “No sacamos nada de ello. No tenemos nada, excepto muerte y destrucción. Es horrible”, afirmó entonces.

Cuatro días después, todo cambió. La población civil de la rebelde Duma, según la versión estadounidense, fue gaseada. Hubo al menos 60 muertos y cientos de heridos.

La agresión química traspasó la línea roja establecida hace un año, cuando las tropas sirias atacaron Jan Sheijun. En aquella ocasión murieron 86 personas, entre ellas decenas de niños.

Las imágenes de sus cuerpos fulminados por el tacto cruel del gas sarín, un legado de la era nazi, impactaron al mundo y activaron el olfato político de Trump. La represalia se puso inmediatamente en marcha.

Pese a que Moscú y Damasco, al igual que ahora, negaron su participación en la matanza, Estados Unidos lanzó 59 misiles Tomahawk contra la base aérea de Shayrat (Homs).

Tras siete años de guerra, medio millón de muertos y diez millones de desplazados, Siria sigue siendo una tierra oscura para la esperanza.

 

comentarios

Categorias
HomeInternacionalesNuestro Planeta